Ética y documental

CONSIDERACIONES ÉTICAS VERSUS IMPOSICIONES MORALES

Emplazamiento – corte & plano – imagen como principio de poder

https://drive.google.com/file/d/1czaEoUTbPegnAbqzeT8L2efzTqQlAoh5/view

“Too often a binary opposition between subjetivity and objetivity is perpetrated in the claim that one makes subjective documentary – as if anyone can produce such a thing as objective documentary. There is nothing objective and truly impersonal in filmmaking, although there can be a formulary, cliched approach to film. What you often have is a mere abidance by the conventions of documentary practice, which is put forward as the ‘objective’ way to document other cultures. It is as if the acknowledgment of the politics of the documentation and the documenting subject disturbs because the interests at stake are too high for the guardians of norms” Trinh Minh-Ha

“In the politics of constructing identity and meaning, language as translation and/or film as translation is necessarily a process whereby the self loses its fixed boundaries – a disturbing yet potentially empowering practice of difference. For me, it is precisely in fighting on more than one fron at a time- that is, in fighting not only against forms of domination and exploitation but also against less easily locatable forms of subjection or of binarist subjectivity- that the feminist struglle and other protest movements can continue, as discussed earlier, to resist falling back into the consolidation of conformism” Trinh Minh-Ha

https://drive.google.com/open?id=1DCtof2yJYrWaVtwQI3FB13Tut4x7D3l4

“Un hombre o un niño que se muera de hambre o de enfermedad en nuestros días no puede ser espectáculo que nos haga esperar a que mañana o pasado mañana, el hambre y la enfermedad desaparezcan por gravitación. En este caso inercia es complicidad; conformismo es incidencia con el crimen.” Santiago Álvarez

“En una realidad convulsa como la nuestra, como la que vive el Tercer Mundo, el artista debe autoviolentarse, ser llevado concientemente a una tensión creadora en su profesión. Sin preconceptos, ni prejuicios a que se produzca una obra artística menor o inferior, el cineasta debe abordar la realidad con premura, con ansiedad. Sin plantearse “rebajar” el arte ni hacer pedagogía, el artista tiene que comunicarse y contribuir al desarrollo cultural de su pueblo; y sin dejar de asimilar las técnicas modernas de expresión de los países altamente desarrollados, no debe dejarse llevar tampoco por las estructuras mentales de los creadores de las sociedades de consumo.” Santiago Álvarez

Tejido de relaciones como ejercicio de poder

https://drive.google.com/file/d/1ALU9RmIbhPErvK6ADfsdW4nAgmDbV2Ji/view
Visual Grammar libro

 INVESTIGACIÓN Y PROCESOS DE CREACIÓN DE CONFIANZA INTRA/EXTRA

“A lo largo de los distintos períodos de la historia del documental los deberes del documentalista han variado, debido a que la aproximación hacia su referente ha ido mutando. Fernão Pessoa Ramos (2008), apoyándose en gran medida en las modalidades del documental de Nichols (1997), propone cuatro sistemas de valores éticos: educativo, imparcial, interactivo/ reflexivo, y modesto. La ética educativa concierne al documental clásico (o expositivo), y en ella el valor más importante es la divulgación de un saber que influya en el proceso formativo de un ciudadano. Fundado por el Estado, el estilo de la “ética educativa” se caracteriza por una fuerte presencia de la voz over, ausencia de entrevistas, filmación en locaciones y la utilización de personas comunes como actores. La escala de valores en este conjunto se encuentra en el propio contenido de los intereses que vehicula, sin considerar la posición del sujeto que enuncia. La ética de la imparcialidad se ajusta a la modalidad observacional y se caracteriza por la intención de captar la realidad sin interferencias y la crítica al sujeto enunciador del documental clásico. El objetivo en ella es ofrecer al espectador una ventana al mundo y otorgarle libertad para que pueda sacar sus conclusiones. La ética interactiva supone una crítica de conjunto a la imparcialidad, abogando por la admisión de su intervención en el mundo y revelando su construcción al espectador. Este conjunto de valores incluye a los documentales que demuestran indeterminación y explicitan tanto su intervención como sus herramientas de enunciación, favoreciendo la reflexión. Por último, la ética modesta se refiere al documental que “habla, antes que nada, de sí mismo, para después, eventualmente, arriesgarse a vuelos más altos, en los cuales enuncia su condición en el mundo” (2008, p. 39). Dicha ética se condice, según el autor, con el sujeto posmoderno, y tiene su principal exponente en el documental en primera persona (modalidad performativa). Esta suerte de periodización puede ser sometida a un conjunto de críticas, entre ellas las mismas que se han señalado en el modelo de Nichols, [3] pero a grandes rasgos demuestra que la serie de consideraciones éticas en el documental se han ido transformando de la mano de sus cambios estéticos, por lo que no puede abordarse con el mismo criterio a cualquier documental.” Pablo Lanza en La ética de la representación documental

“LOS DILEMAS ÉTICOS DEL DOCUMENTAL MEXICANO (link)

Entre los principales desafíos éticos que enfrenta el documental mexicano en la actualidad se encuentran:

1.- El riesgo de que este género se convierta en un “vocero ideológico” de intereses dominantes, en cuyo discurso no se manifiesta expresamente la intención de persuadir al espectador para afiliarse a una posición ideológica en particular, en especial cuando esta intención apela exclusivamente a herramientas emotivas. Everardo González ha expresado este riesgo al señalar que “el cine es tan poderoso que un director puede hacer que el filme legitime la presencia de fuerzas policiacas en Atenco o lo contrario, además de que pueden ser tan efectivos [los filmes para este efecto] como se decida”. Y añade: “Hemos visto sobre todo en los últimos años que el documental se convirtió en un gran vocero ideológico; cuando la empresa privada es afín a ese discurso la película va a tener más posibilidades: léanse los casos de Presunto culpable, el mismo De panzazo o Hecho en México, producido por Televisa; los demás no existen en las salas”.

2.- La responsabilidad de explicitar, de cara al público y a los participantes, un punto de vista claro, partiendo de la premisa de que toda obra de este género surge de la particular visión del mundo del realizador. Los directores tienen la obligación ética de hacer manifiesta esta visión y, de acuerdo con ella, poner de relieve contradicciones, problemáticas y contrastes.

3.- El respeto a las personas que aparecen en un documental y la pertinencia de conciliar el derecho a la información con el derecho de terceros, sin vulnerar la libertad de expresión.

4.- La necesidad de contextualizar de manera amplia y sin ambages las interacciones sociales que enmarcan una realidad determinada, para lo cual es imprescindible que el documentalista mantenga una mirada crítica e independiente, sin importar cuáles sean sus fuentes de apoyo o financiamiento.” Tierra Adentro y Ricardo Poery https://www.tierraadentro.cultura.gob.mx/la-etica-en-el-documental-mexicano/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *