Acercamiento con personajes

EXPLORACIÓN/OBSERVACIÓN PARTICIPANTE

Acciones:
(a) reconocimiento
(b) establecer confianza
(c) identificar ejes/temas/personajes

ENTREVISTA A PROFUNDIDAD
Tres tipos básicos:(a) Historia de vida: nos interesan las experiencias de la persona y su lectura de las mismas(b) Aprendizaje de acontecimientos o actividades no observables(c) Cuadros amplios sobre temas/ejes específicos
Se trabaja con una guía de entrevista y las preguntas han de irse ajustando al contexto de la entrevista. Importante: establecer con claridad los objetivos y alcances de la entrevista, establecer relación de respeto y confianza, no emitir juicios, dejar que la persona hable, escuchar con detenimiento, ser sensible. 

Ejercicio en clase: leamos juntxs el siguiente texto de Giorgio Agamben y compartamos ideas sobre la entrevista como una forma de contacto.

Filosofía del contacto // Giorgio Agamben

Dos cuerpos están en contacto cuando se tocan. ¿Pero qué significa tocarse? ¿Qué es un contacto? Giorgio Colli ha dado una aguda definición afirmando que dos puntos están en contacto cuando están separados sólo por un vacío de representación. El contacto no es un punto de contacto, que en sí mismo no puede existir, porque cualquier cantidad continua puede ser dividida. Se dice que dos entes están en contacto cuando no se puede insertar ningún medio entre ellos, es decir, cuando son inmediatos. Si entre dos cosas se establece una relación de representación (por ejemplo: sujeto-objeto; marido-mujer; amo-siervo; distancia-cercanía), no se dirá que están en contacto; pero si se pierde toda representación, si no hay nada entre ellas, entonces y sólo entonces se podrá decir que están en contacto. Esto también puede expresarse diciendo que el contacto es irrepresentable, que no es posible hacerse una representación de la relación que aquí está en cuestión — o, como escribe Colli, que «el contacto es, por lo tanto, la indicación de una nada representativa, de un intersticio metafísico».El defecto de esta definición es que, en la medida en que debe recurrir a expresiones puramente negativas, como «nada» y «no representable», corre el riesgo de confundirse con la mística.  El propio Colli especifica que el contacto puede decirse que es inmediato sólo aproximadamente, que la representación nunca puede ser eliminada completamente. Contra todo riesgo de abstracción, entonces, será útil volver al punto de partida y preguntarse de nuevo qué significa «tocar» — interrogar, por lo tanto, ese sentido más humilde y terrenal que es el tacto.Aristóteles reflexionó sobre la naturaleza particular del tacto, que lo diferencia de los otros sentidos. Para cada sentido hay un medio (metaxy), que desempeña una función decisiva: para la vista, el medio es lo diáfano, que, iluminado por el color, actúa sobre los ojos; para el oído es el aire, que, movido por un cuerpo sonoro, golpea la oreja. Lo que distingue el tacto de los otros sentidos es que percibimos lo tangible no «porque el medio ejerce una acción sobre nosotros, sino junto con (ama) el medio». Este medio, que no es externo a nosotros, sino que está en nosotros, es la carne (sarx). Pero esto significa que lo tocado no es sólo el objeto externo, sino también la carne que es movida o conmovida por él — que, en otras palabras, en el contacto nosotros tocamos nuestra propia sensibilidad, somos afectados por nuestra propia receptividad. Mientras que en la vista no podemos ver nuestros ojos y en el oído no podemos percibir nuestra facultad de oír, en el tacto tocamos nuestra propia capacidad de tocar y ser tocados. El contacto con otro cuerpo es, por lo tanto, a la vez y en primer lugar contacto con nosotros mismos. El tacto, que parece inferior a los otros sentidos, es, entonces, en cierto sentido el primero de ellos, porque en él se genera algo parecido a un sujeto, que en la vista y los otros sentidos está de alguna manera abstractamente presupuesto. Nosotros nos experimentamos a nosotros mismos por primera vez cuando, al tocar otro cuerpo, tocamos a la vez nuestra propia carne.Si, como se intenta hacer perversamente hoy en día, se aboliera todo contacto, si se mantuviera todo y a todos a distancia, perderíamos entonces no sólo la experiencia de otros cuerpos, sino ante todo cualquier experiencia inmediata de nosotros mismos, perderíamos por lo tanto pura y simplemente nuestra carne.

“What I found in them (interviews) weren’t only elements of knowledge, which are often abstract and replaceable, but a certain point of view grounded in reality (…) ‘body of knowledge’ based on experience” Sylvère Lotringer

“At best, interviews became a kind of choreography that was played according to rules that were different each time” Sylvère Lotringer
“A drama is never individual, even if only one person is involved. It is more the space around them that interest me, because it is there that they coexist in their singularity. We never exist separately. Each life resonates with other lives, saving us from truth” Sylvère Lotringer
“Interviews are always a challenge. To conduct an interview, I follow simple rules. I avoid knowing to much about the people I want to interview in order to leave them some space for thinking ant to allow for something unexpected to happen. This is the purpose of an interview. If I were to arrive over-prepared, I would end up interviewing myself. I don’t see the interest in that. I try to plumb the drama unfolding in that mental space, not to gather mere information” Sylvère Lotringer
“As long as they are recorded, interviews aren’t just a thing of the moment; they have a temporality of their own. They constitute a ‘material’ that could take many years or even decades to fin its proper use, or an assignation that my not be the one that I had intended at the start” Sylvère Lotringer
“It is the documenting that counts, the project of finding a form that would encompass the material at hand, and not just the ‘document’ that may come out of it” Sylvère Lotringer

La libertad del diablo. 
“Porque está muy ligada al dolor, porque yo le he estado dando vueltas sobre qué es lo que nos provoca empatía al oír un testimonio de esta naturaleza siendo espectador:  ¿Si es sólo el testimonio o el rostro? Y lo que quería probar es cómo nos conectaba a través de la mirada. Una de las preocupaciones que yo tenía, cuando decidí enmascarar a mis personajes, era sostener la capacidad empática en el público. Por eso se hizo un juego de espejos en donde la mirada es franca, ellos me ven en un espejo a 45 grados, y se ven a ellos mismos en el espejo; pero esa mirada va directo al lente de la cámara. Yo estaba en frente, pero detrás de una cortina, ellos ven un reflejo; ese ángulo hace que los personajes te miren a ti a los ojos, a espectador.  Lo que quería era eliminar todo el gesto del rostro. (…) Si se da al final, todos tienen una expresión propia y el material de la máscara permite que se modifique también. El material es elástico; se mueve y se humedece, se transforma. (…) Ese fue el juego, esta máscara los integra a todos, los pone en el mismo nivel. El discurso es un poco eso: que todos vamos por el mundo con una máscara. Quisiéramos hacer una proyección con máscaras, llenar una sala completa de público con máscaras. (…) Yo sí hablé con todos y el montaje fue el que determinó quién quedaba y quien no. Pretendemos hacer un libro con los testimonios que quedaron fuera de la película; mas bien queremos recuperar todos los testimonios, porque el valor que tienen sus voces es muy importante, vale la pena mantenerlos, y lograr que la gente lo lea.” Everardo González en entrevista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *